MIGRAÑA

La migraña es una cefalea de tipo vascular caracterizada por un dolor pulsátil, y hemicraneal, a consecuencia de un mal funcionamiento arterial.

Los estudios clínicos realizados han permitido identificar la existencia de una serie de factores desencadenantes de este tipo de cefaleas.
Estos factores pueden ser de tipo metabólico (ingesta de alcohol, chocolate, café, quesos curados, etc.), hormonal, traumático o tensional, y será oportuno que el paciente los evite para no desencadenarla.

La aplicación del tratamiento NAT mejora significativamente a los pacientes con migraña, haciendo que estas desaparezcan durante meses e incluso años, ya que consigue distanciar la aparición de las crisis, y hace que cuando estas se reproducen, lo hagan de manera menos intensa y con menor duración.
El tratamiento con NAT ha demostrado ser efectivo incluso en los casos de cefaleas migrañosas especialmente rebeldes a otros tratamientos.

El NAT es un tratamiento de electrofisiología aplicada que permite recuperar el correcto funcionamiento de las arterias que desencadenan la migraña.

El tratamiento se realiza mediante la aplicación de unos electrodos de superficie sobre puntos concretos de la piel, que estarán conectados al dispositivo electrónico NAT.M2.
El número de sesiones de tratamiento oscila entre 5 y 7, dependiendo de las características del paciente, siendo la duración de cada aplicación de 35 minutos.

Es totalmente indoloro y no tiene efectos secundarios.